1

Detalles

Este es uno de los sabores que a lo largo del tiempo ha ido cayendo en el olvido por el alejamiento del entorno rural y  de sus  tradiciones. La “txintxorta”, o “torta de chicharrón”, es un dulce ligado a la matanza del cerdo que se realizaba en las casa, y que lleva implícito eso de que  “del  cerdo  se aprovecha hasta las pezuñas”. También denominada “txantxigorri” en algunas zonas del  País Vasco y  Navarra, este sabroso postre contiene todo el sabor característico del chicharrón o txintxorta, que es el trozo de magro resultante de extraer toda la grasa a la manteca del cerdo.

Se comía en los primeros meses del año, y suponía un “reconstituyente” frente a las inclemencias del tiempo y el azote del frío invernal, siendo habitual degustarla templada.

Con la desaparición de la matanza casera, la costumbre  de hacer “txintxortas” también fue  paulatinamente decreciendo, hasta el punto de que hoy son muy pocos los obradores artesanos que la elaboran en nuestra comunidad. En Bizkarra se elaboran con los ingredientes y el procedimiento tradicional, y conserva su aspecto rural de antaño, una “torta” ovalada y recubierta de azúcar. Se disfruta cada temporada, como uno de los mejores bocados de esta tradición.

Se pueden disfrutar durante todo el mes de Enero y Febrero.

Productos relacionados