1

Detalles

La intxaursaltsa ha sido un plato básico de nuestra alimentación desde tiempos remotos. Se elaboraba con leche, azúcar y nueces trituradas que se ponían a cocer durante largo tiempo hasta que adquiría textura de pasta. Según las diferentes localidades se le añadían otros ingredientes, dulces o salados para completar una comida muy energética.

Desde que en Bizkarra se versionara por primera vez este típico postre en un turrón, en el año 2001, cada Navidad los vizcaínos han podido degustarlo renovado, volviendo a uno de los hábitos gastronómicos más generalizados en nuestra comunidad.

El éxito de acogida del turrón de Intxaursaltsa, cuya producción y posibilidad de consumo está limitada únicamente a las fechas navideñas,  animó a crear otro postre que pudiera saborearse durante todo el año, dando lugar a las “trufas de intxaursaltsa”.

Elaboración

Las trufas de intxaursaltsa están rellenas de un praliné elaborado a base de los ingredientes tradicionales del postre de donde proviene: nueces de cosecha propia, leche y azúcar. Añadiéndole chocolate y algún otro componente -que constituye el “toque de los Bizkarra”-, y mezclando estos ingredientes en la proporción y orden adecuados se obtiene una crema a la que se le da la característica forma redondeada de la trufa. Luego se baña en chocolate y se embadurna de azúcar glass.

Productos relacionados