1

Detalles

Es el postre tradicional de la fiesta de San Blas, el protector de los males de garganta, que se celebra el 3 de febrero. Es una fecha muy significativa para los dulces tradicionales y muy conocida en Bizkaia.

El origen de esta creencia está en la historia de este obispo armenio que vivó como ermitaño allá por el siglo III d.c y al que se le atribuía poderes sanadores. Uno de esos casos fué la curación de un joven que estaba asfixiándose por una espina que tenía atravesada en la garganta; por ello se le comenzó a venerar por curar los males de garganta.

Por eso a día  de hoy, más de 1.700 años después, San Blas se sigue celebrando con un cordoncillo bendecido al cuello que si se quema depués de 9 días, te salva de padecer catarros y otras afecciones parecidas.

Todos los vizcaínos “saben” que al santo hay que ayudarle en su tarea curativa degustando especialidades como los caramelos  de malvavisco, los macarrones dulces y las tortas de San Blas, como las que elaboramos especialmente para este día siguiendo las recetas de siempre.

Esta torta tiene un especial sabor anisado y un característico recubrimiento blanco que se consigue con un baño a base de claras a punto de nieve a las que se le ha añadido azúcar.

Se pueden disfrutar en días posteriores a esta celebración.

Productos relacionados