1

Detalles

Así es como llamamos a la Virgen de Begoña, que cuenta con un dulce propio. Fue creado hace más de 20 años por el Gremio de pasteleros de Bizkaia, que crea y patenta esta tarta para honrar a la Virgen de Begoña como algo propio de Bilbao y Bizkaia.

Para hacerlo, se convocó un concurso entre los pasteleros de Vizcaya al que se presentaran alrededor de 100 propuestas. El jurado estaba compuesta por profesionales de reconocido prestigio de las pastelería artesana, medios de comunicación y consumidores.

La ganadora fue la que es hoy la tarta de la “Amatxu”. Es una tarta de bizcocho borracho (con contreau o ron) con tres capas: una de praliné con palleté (barquillo en trozos), otra de nata, y la ultima de praliné con mantequilla. Toda ella está bañada con una fina capa de trufa y decorada en azúcar glass, con la silueta de la Basílica de Begoña. Otra forma de terminarla es con una fotografía comestible sobre oblea de los  mismos motivos.

Para presentarla, se entregó al Alcalde de Bilbao en una audiencia; una tradición que se sigue cumpliendo año a año puntualmente la víspera del 11 de Octubre, en que se celebra la Romería de Begoña.

Productos relacionados