1

Detalles

Desde hace unos años, sólo en Bizkarra, los días que rodean al solsticio de verano tienen también sus propios protagonistas dulces: las Maris y las Brasas de San Juan.

Las Brasas de San Juan hacen referencia a lo que queda después del fuego y a la purificación a través de éste. Es una base de hojaldre (elaborada con harina, mantequilla, huevos y azúcar) rellena de finas capas de cabello de ángel. Su forma es plana y muy delgada. Está horneada para que tenga un aspecto algo más oscuro, como de haber pasado por el fuego.

La hoguera es una tradición que proviene de ritos asociados al solsticio de verano. De hecho en los antiguos mitos griegos se hacía referencia a los solsticios  denominándolos “puertas”,  el de verano era la “puerta del hombre “ y  el de invierno “la puerta de los dioses”. Se celebraron como cultos paganos durante siglos y con la llegada de las religiones se trasformaron algo, como ocurrió con el cristianismo  que los adaptó a sus creencias vinculando ese día al nacimiento de un santo: San Juan Bautista. Popularmente se afirma que durante esa noche se deben encender fogatas para que el humo de éstas lo purifique todo. Objetivamente  los solsticios coinciden con el momento en el que la distancia angular del Sol al ecuador celeste de la tierra es máxima.

Maris y Brasas de San Juan son dos creaciones exclusivas de Bizkarra, lo que les confiere el valor de ser únicas en toda Bizkaia. Las Maris y las Brasas hacen referencia, respectivamente, a la Dama del Amboto, la principal diosa de la mitología vasca, y a las hogueras dispersas por nuestra geografía  la noche más corta del año. Para preservar su carácter, ambos productos sólo se elaboran durante estos días próximos al 23 de Junio.

Productos relacionados