1

Detalles

¿Has probado alguna vez una baldosa? Pues las de las calles de Bilbao están deliciosas. Se hacen en forma y medida exacta de las baldosas originales que dibujan rosetones en las aceras de la capital vizcaina. La idea de esta especialidad surge en el gremio de artesanos de confitería y pastelería de Bizkaia, con el objetivo de crear una tarta que represente lo mejor de la ciudad. Su presencia resulta impactante por la similitud con las baldosas originales. Uno se pregunta ¿realmente se puede comer?

El responsable de ese tono gris tan realista es una pelicula muy fina de chocolate negro y blanco con la que se pinta toda su superficie, y que al fundirse da como resultado ese tono.

En contraposición a su aspecto, el sabor es ligero y muy refrescante y se recomienda comerca fría, por lo que resulta muy apropiada como broche de una celebración.

Elaboración

En un molde con el dibujo característico de la baldosa se echa una mousse elaborada con café y caramelo. A continuación se pone una capa de toffee, que queda en medio de la tarta. Se cubre con más mousse. Para finalizar se pinta con una capa muy fina de chocolate negro y blanco, que al fundirse da el color gris.

Productos relacionados